Haz tu vida más hygge, el sentido de la felicidad danesa

Azucena·
20 Marzo, 2019
Hygge, el estilo danés que hace tu vida más feliz. Qué es y cómo ponerlo en práctica.
 

Hygge es un concepto que ha llegado para quedarse a nuestras vidas hace pocos años. Es lo que los daneses identifican con algo así como ‘el sentido de la felicidad’. Y lo que los daneses digan sobre esto de ser felices es importante, porque año tras año van en los primeros puestos en el Informe anual de Naciones Unidas; cabe destacar que dicho informe es oficial.

Ya no es algo de lo que se hable solo porque esté de moda, el Hygge -pronunciado ‘hu-ga’- es, cada vez para más personas, una necesidad que incorporar a sus vidas en aspectos como la decoración o el día a día.

¿Cómo podemos definir Hygge?

Hygge es el término que los daneses, y cada vez más personas, utilizan para momentos que son muy parecidos a la felicidad. Ahora bien, no se traducce como ‘felicidad’exactamente. En realidad es algo más complejo. Sí podemos, por ejemplo, asociarlo con buenos momentos puntuales.

Esto de hablar de momentos puntuales de felicidad, si lo pensamos, es algo que casi lo hace más real y creíble que si habláramos de una felicidad global ideal. Es más posible lograr momentos buenos que la felicidad absoluta.

Ojo, que los propios daneses afirman que definir Hygge es difícil hasta para ellos. Cuando intentan hacerlo, dicen que es una mezcla entre sentirse bien, notar que tenemos bienestar y saber que estamos en un sitio acogedor. Es pensar en un momento en el que todo está bien y nos sentimos relajados haciendo lo que queremos hacer.

Así que el Hygge está en las cosas pequeñas. En esas cuestiones que logran hacernos sentir un poco mejor. Y por eso, tenemos que internar ponerlas en nuestra vida. Son identificables. Pueden tenerse.

 

Hygge en tu hogar

El estilo se puede aplicar a distintos aspectos de la vida y el hogar. Se podría decir que al buscar un hogar en este estilo, buscamos un hogar ‘acogedor’. Para que nuestro hogar se convierta en un lugar acogedor que vive del Hygge podemos seguir algunas pautas.

1. Iluminación Hygge

En los países nórdicos no suele haber persianas en las ventanas. Esto no es casual, está relacionado con el estilo Hygge en el que la luz tiene una importancia fundamental.

Para aplicar esto en nuestras casa, no es necesario que quitemos nuestros estores, cortinas ni persianas, es suficiente con buscar que los estores y cortinas que tengamos no no impidan el paso de la luz. Tal vez cambiarlos por otros con unas telas más finas, suaves, más claras.

2. Colores suaves

Por excelencia, el color es el blanco. Es el color del estilo minimalista y también del estilo nórdico. Colores complementarios son el beige, colores pasteles varios e incluso el gris claro.

Habitación Hygge con madera y blanco
Vía | Pinterest

El blanco y estos colores claros nos permiten crear atmósferas relajadas, sin estrés. Nos hacen sentirnos más tranquilos en general. Más cómodos.

 

3. Ambientes cálidos

En una casa en Dinamarca la chimenea es una parte fundamental, de ahí la necesidad de buscar la calidez en la decoración para lograr el Hygge.  Si no tenemos chimenea, no pasa nada, hay soluciones.

Velas Hygge
Vía | Pinterest

Podemos optar por velas para hacer el ambiente más acogedor. Buscaremos las que más nos gusten y las utilizaremos. Es el momento de dejar de poner velas en rincones buscando solo que decoren. Vamos a encender y gastar todas nuestras velas y a ir reponiéndolas cuando sea necesario.

4. El verde y el Hygge

Una casa sin plantas nunca será una casa al estilo Hygge. Las plantas y flores son indispensables para lograr una decoración en este estilo. Es suficiente con que tengamos plantas en mesas o ventanas para dar bienestar y felicidad a un hogar.

Rodearnos de naturaleza siempre hace que el tiempo que pasemos sea mejor. Estar en nuestra casas si tenemos plantas bonitas y bien cuidadas será mucho más placentero para nosotros.

5. Evita sobrecargar espacios

En este sentido, buscaremos lo minimalista. Daremos prioridad a lo sencillo, no recargaremos ninguna habitación de la casa. Vamos a dejar espacios libres en todas las estancias. Liberaremos incluso los muebles de objetos.

 

Si lo pensamos, esto tiene mucho que ver con el método konmari sobre ordenar. Vamos a dejar la vista solo lo que queremos ver. Solo lo que nos haga feliz de verdad.

6. Madera

Un suelo de madera nos hará sentir en armonía con la naturaleza. Si es posible elegir este tipo de suelo debemos hacerlo. Otra opción es buscarlo en mesas, sillas, estanterías, etcétera.

Dormitorio Hygge
Vía | Pinterest

Todo lo que podamos tener de madera será bienvenido. Y si hablamos de materiales, siempre buscaremos los que sean naturales. Lana, algodón o lino son el ejemplo perfecto para tejidos del hogar.

Hygge y la actitud

Busca y disfruta el momento. Hygge no es solo rodearte de ciertas cosas, es también una actitud. El concepto también implica dedicar un tiempo cada día a hacer cosas que nos haga sentir bien con los demás y con nosotros mismos.

Debemos buscar tiempo para nosotros. Para cuidarnos, mimarnos, relajarnos. Desconectar con pequeñas cosas como tomar un té o leer un libro que nos gusta. Al principio no parece fácil lograr este tipo de desconexión o buscar estos detalles. Pero con la práctica, el Hygge será nuestro.