4 maneras de llevar una gabardina

Ivana·
23 Marzo, 2019
Las gabardinas son prendas elegantes que ayudan a refinar hasta los looks más casuales. Para los británicos y los parisinos, es algo que no puede faltar en sus armarios.
 

Una gabardina es una prenda clásica y elegante, muy recurrente en la industria cinematográfica pero también, en las calles. Es conocida por ser la clave de los outfits de entretiempo, ya que ayuda a protegerse de la lluvia y el viento, con mucho estilo.

Thomas Burberry (fundador de la lujosa marca de ropa) lanzó al mercado su gabardina en el año 1914. Desde entonces, la prenda no ha dejado de estar en el ojo público, temporada tras temporada, con todo y sus posibles variantes.

Hay una gran variedad de modelos, con todo tipo de colores y estampados. Sin embargo, las de color beige y negro, siempre se llevan la corona. 

A continuación te mostraremos cómo puedes llevar una gabardina y lucir espectacular, sin mucho esfuerzo. Verás que con un poco de imaginación e ingenio, esta clásica y sencilla prenda puede ser la gran protagonista de tus outfits. 

¿Cómo llevar una gabardina?

Aunque parezca mentira, la gabardina es una prenda que casi tiene un siglo de antigüedad. No hay quien se le resista: sea Dior, Chanel, Zara o Mango; y no hay celebridad que se haya rehusado a lucirla en alguna oportunidad.

Si bien hay modelos fast fashion, invertir en una gabardina de calidad es una excelente decisión, ya que esta será una prenda atemporal, para toda la vida, que podrás usar no una ni cinco, sino muchas veces. Una vez hayas elegido la opción que más te guste para tu estilo, no le perderás el gusto. 

Cabe señalar que así como se ha utilizado para complementar atuendos preciosos, también se ha utilizado como única pieza, en plan vestido, para lograr looks sumamente sexys, junto con un par de tacones o botas. Esto lo han sabido aprovechar muy bien las celebridades. Desde Lady Gaga hasta las Kardashian.

 

Hay gabardinas de todos los colores, estampados y cortes. Oversized, ceñidas a la cintura mediante un cinto, cortas, largas, con toques masculinos, etcétera.

1. El clásico beige para un casual look

La clásica gabardina beige.
Pinterest

Uno de los modelos y colores más comunes de la gabardina es el modelo clásico, en color beige. Destaca por su sencillez y elegancia. Su diseño y color va con todo tipo de tejidos, prendas y colores.

Para lograr un look casual y relajado, puedes jugar con los tonos de las demás prendas y crear contraste con tu gabardina beige. En el ejemplo, combinarla con una base conformada por un jersey gris oscuro de poliéster o lana y unos vaqueros negros, resultó un acierto total por la variedad de texturas elegidas.

2. A cuadros: elegante y con onda

Para las más arriesgadas, las gabardinas con estampado son una buena opción. Las que tienen estampado a cuadros, en colores neutros se ajustan muy bien a varios tipos de look. Vale la pena apostar por aquellas que tengan un corte ‘dramático’ es decir, con una largura pronunciada, para que no pase fácilmente desapercibida.

Abrigo largo con estampado de cuadros pequeños.
Pinterest
 

Cuando utilices una gabardina con un estampado o patrón en concreto, lo mejor será utilizar el resto de las prendas en tonos neutros y lisos. ¿Lo más fácil? Un par de vaqueros, tipo pitillo, en color azul, una camiseta blanca y un par de botines en color neutro.

Si deseas crear un outfit un tanto más divertido, puedes combinarla con unos pantalones de vestir o con una falda en un color vibrante, como el rojo. Lucirás elegante, alegre y a la moda.

 

Gabardina con estampado de cuadros pequeños.
Pinterest

3. Un poco de color

Si quieres dejar de lado las gabardinas clásicas en tonos neutros o con estampado a cuadros, te proponemos llevar una gabardina de un color divertido para darle alegría a los días lluviosos. Los tonos vibrantes y pasteles pueden ser los protagonistas de los meses de primavera.

Un abrigo en rosa pastel combinado con una simple camiseta a rayas y unos clásicos vaqueros te hará ver juvenil y fresca. También puedes escoger otros tonos como el amarillo, el mustard, el coral, el verde, entre otros. ¡Anímate a sacarle provecho a una gabardina de color!

Gabardina de color rosa, a media pierna.
Pinterest
 
Chica con gabardina de color amarillo vibrante.
Pinterest

4. Oversized

Chica con gabardina oversized
Foto de Pinterest

Las prendas holgadas están de moda en todos los rubros de la indumentaria. Abrigos, pantalones, sudaderas, chaquetas y mucho más. Y las gabardinas oversized siguen esta maravillosa tendencia que aporta estilo y originalidad.

Pero el secreto está en saber llevarlas adecuadamente. Esto implica combinar una gabardina oversized con prendas ceñidas por debajo, para mantener el balance y no perder la figura, visualmente hablando. Procura siempre ajustar tu gabardina con su respectivo cinturón para marcar la cintura.

Según el estilo que desees crear, puedes acompañarla con unos tacones, botas o zapatillas. ¡Sé tu misma! Hay miles de combinaciones posibles. En definitiva, con una gabardina podrás ir rotando las prendas de tu armario y lucir todo tipo de atuendos.